¿Marca, logotipo, branding?, ¿pero qué me estás contando?.

La inmensa mayoría del público, al pensar en la imagen de marca, lo primero que les viene a la cabeza es un logo, no es del todo equivocado pero tampoco es exacto, de hecho el logotipo es un elemento fundamental de la marca y generalmente el elemento que asociamos más rápidamente con la marca, pero una marca es bastante más que ese elemento singular.

Podríamos decir que en la construcción de una marca existen tres conceptos claves que tenemos que tener en cuenta.

  • La Marca propiamente dicha y que no es otra cosa que el hecho de como la gente percibe una empresa, servicio, institución, etc, etc.
  • El Branding, son las acciones que realizamos para construir esa imagen por la que queremos ser percibidos
  • Identidad de marca, es la suma de elementos tangibles que sumados crean la imagen de nuestra marca.

Vamos a verlo con algo más de detalle.

¿Qué es una marca?

Básicamente, el conjunto de ideas, sentimientos particulares que las personas perciben de una empresa y que hacen que sea distinta a las demás en esa percepción, resumiéndolo bastante, sería lo que los consumidores piensan de ella y que no tiene porque ser lo que desde la marca les decimos, si no lo que entre los propios consumidores se dicen entre sí

¿Y el Branding?, ¿qué puñetas es?

Realmente son los clientes/usuarios de nuestros servicios quienes definen qué es nuestra marca, pero hay algunas cosas que podemos hacer como creadores o propietarios del negocio para estar al mando de todo este tinglado.

Y a esto es lo que llamamos branding: el proceso por el que intentamos dar forma a las percepciones que los consumidores y clientes tienen sobre un servicio, institución o empresa. Todos los pasos que se toman para crear conciencia y reputación en torno a una empresa y sus productos o servicios se encuentran en el ámbito del branding. Es posible que los esfuerzos sobre le branding no siempre se traduzcan completamente en la mente de los clientes, pero cuanto más deliberados y cohesivos sean, mayores serán las posibilidades de éxito.

Por esta razón, antes de tomar cualquier decisión de branding, primero debemos de tener en cuenta ¿cuál es la percepción que se deseamos transmitir a los clientes? ¿Cuál es el objetivo de la marca? Que sea real y hable realmente del por qué de la empresa. Esta estrategia de alto nivel debe ayudar a orientar las decisiones de branding.

Identidad de Marca

Es a través del proceso de branding que se puede construir una identidad de marca: una colección de expresiones tangibles de una empresa, como el logo, colores, tipografía etc. Cuanto más distintos, específicos y cohesivos sean estos elementos, mayor será la probabilidad de que den forma a una marca diferenciada que sea reconocida y admirada.

A medida que construyas la identidad de marca de tu empresa, se deliberado y verifica que cada elemento realmente contribuya a la percepción general que deseas imprimir en los clientes. Incluso el simple hecho de tener en cuenta la diferencia entre (y la importancia de) los términos a menudo confusos (marca, branding e identidad de marca) ya es un paso en la dirección correcta para crear una próxima marca de culto

Para saber más

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada